Monarcas Morelia, el caballo negro de la Liguilla, se coló entre los ocho y sueña con dar la sorpresa.