Del odio al amor hay un solo paso. Así se reconcilió Jorge Luis Pinto con la afición hondureña.