Kasper Schmeichel le sigue la trayectoria de su padre, uno de los mejores porteros de la historia.