Los magistrados han considerado que el ataque responde a una táctica intimidatoria, por lo que la juez decidió archivar el caso.