Un partido de fútbol se convirtió en una guerra entre aficionados y agentes de seguridad.