El Manchester United ha gastado 150 millones de dólares en traspaso, pero su estadio sigue infactado de ratas, las que ya hasta se creen futbolistas, porque aparecen durante los partidos.