Los aficionados festejaron junto al crack su cuarto balón de oro con un impactante mosaico dorado que cubría las gradas y una gran ovación