En Estados Unidos fue muy difícil elegir entre dos candidatos que no eran del total agrado popular. Por ese motivo, un votante insatisfecho no tuvo mejor idea que votar por el mejor jugador del mundo, Leo Messi.