La Semana de la Moda de Nueva York gana 900 millones de dólares para la ciudad, comparados con el Super Bowl de 2014, celebrado en Nueva Jersey, que generó 500 millones de dólares.