En el hoyo uno, el golfista Ernie Els necesitó nueve golpes para embocar la pelota y protagonizó un récord negativo, al firmar el peor comienzo de la historia en el Masters de golf de Augusta.