La afición islandesa, con su equipo pese a la derrota.