Gianni Infantino, presidente de la FIFA vio con buenos ojos que la justa mundialista se juegue cada dos años y no cuatro.