Unos jóvenes músicos grabaron el momento en que explotaron dos bombas cerca del estadio de Estambul al rato de haber finalizado el partido entre el Besitkas y Bursapor.