Las chivas rayadas de Guadalajara tienen algún tiempo hundidos en una profunda crisis y pareciera que el mayor antagonista del chiverio duerme en su propia casa.