Tal parece que Kate del Castillo no era la única obsesión farandulera del cártel de Sinaloa, pues uno de sus integrantes se hacía llamar como el crack del Barcelona.