Raúl Curiel lo ha sacrificado todo para poder cumplir su sueño de representar a su país en unos Juegos Olímpicos, y después de haber clasificado a Río 2016, está más cerca que nunca de su meta