Los Juegos Olímpicos siempre son un buen pretexto para la fiesta y el intercambio cultural, y el mejor lugar para hacerlo es el Boulevard Olímpico en Río de Janeiro.