Los “Tuzos” son el equipo más longevo de México y aunque vivieron una buena temporada instalados en las divisiones inferiores, estos futbolistas forjaron lo que hoy es una de las instituciones más importantes del país.