Horarios

La belleza de sus mujeres y la calidad de su café no está a discusión, pero en lo que no se ponen de acuerdo los colombianos es en dónde se ubica el epicentro de estas bondades.