Corsarios de Neza, un equipo creado para tejer sueños, con dificultades por falta de recursos, pero no es el dinero lo que mueve a estos chicos sino el amor al deporte y la filosofía de su entrenador, la humildad.