CR7 ya no se conforma con ser un genial jugador y ahora quiere hacer de su grito una leyenda como Tarzán.