El gusto por la adrenalina no tiene límites. Saltar en un columpio desde un globo aerostático es un reto sólo para intrépidos.