Leti Coo se rodeó de puerquitos en Bahamas para nadar con ellos y alimentarlos, una experiencia que solo se puede vivir en el Caribe.