El campeón de la Eurocopa 2016 está por decidirse y tendrá los reflectores puestos en dos jugadores que serán fundamentales en las aspiraciones de Francia y Portugal por levantar la Copa.