En Rayados se frotan las manos, con la posibilidad de dejar fuera al actual campeón del fútbol mexicano.