El embajador de UNICEF utilizó sus tatuajes para una campaña en contra de la violencia y el abuso infantil.