Horarios

Si la afición continúa con el grito contra los porteros, se corre el riesgo de un veto al estadio.