Saque desde la mitad de la cancha, Estados Unidos se va al ataque y Alex Morgan anota el gol más rápido en la historia del torneo preolímpico a los 13 segundos del pitido inicial.