Miles de seguidores del club brasileño se dieron cita en la Arena Condá para rendir un emotivo homenaje a las víctimas.