El partido que enfrentaba a las selecciones de Nigeria y Egipto está dando la vuelta al mundo, no ya por el resultado final (1-1), sino por las insólitas imágenes de los 40.000 hinchas que poblaron el estadio de Kaduna.