Horarios

Foto: AP
SOCHI, Rusia.- El secretario general de las FIFA dijo que es una "tontería" hablar de un boicot a la Copa del Mundo de 2018 en Rusia.
 
Algunos políticos europeos han insinuado que países de ese continente podrían boicotear el Mundial por el conflicto en el este de Ucrania, que muchos gobiernos occidentales atribuyen a la provocación de Rusia.
 
En una visita a Sochi, Jerome Valcke dijo que hablar de un boicot es un intento de "provocar" discordia en vez de ser "realistas sobre la actualidad mundial".
 
"Espero que el mundo entienda y acepte que la Copa del Mundo es un evento deportivo, y que no tiene nada que ver con la política y no debe ser utilizado como una herramienta política, por ningún grupo", señaló el funcionario.
 
Valcke habló tras reunirse con los organizadores rusos del Mundial para examinar los preparativos para el torneo.
 
El secretario general es el primer funcionario de alto rango de la FIFA que visita Rusia desde la publicación la semana pasada de un informe del juez de ética del organismo Joachim Eckert, que cerró el expediente sobre corrupción en las candidaturas para los mundiales de 2018 y 2022.
 
El informe de Eckert fue un resumen de otro informe más largo del fiscal de la FIFA, Michael García, quien acusó a Eckert de malinterpretar sus hallazgos.
 
Eckert decidió que cualquier irregularidad hallada por García no justifica volver a abrir el proceso de candidaturas para los mundiales. La FIFA defendió la decisión de Eckert, pero el jueves refirió el informe de García al jefe de su comité de auditoría, Domenico Scala, quien decidirá si presenta algún hallazgo al comité ejecutivo.
 
"Ahora habrá más información disponible para los miembros del comité ejecutivo, y eso es algo positivo", comentó Valcke.
 
Varios miembros y ex miembros del comité ejecutivo han sido acusados de incurrir en irregularidades durante los procesos de candidaturas.
 
De otro lado, el ministro de Deportes de Rusia, Vitaly Mutko, prometió que los fanáticos no enfrentarán problemas para transportarse durante el Mundial, a pesar de las largas distancias entre algunas de las 11 ciudades sedes.
 
La ciudad más oriental que tendrá partidos, Yekaterinburgo, está a 2.100 kilómetros de Sochi, en el sur, y a casi 2.500 kilómetros de Kaliningrado, en el oeste.
 
"El vuelo de Yekaterinburgo hasta (Sochi) es de dos horas, y de aquí a San Petersburgo son tres horas. Estas son las mayores distancias", comentó Mutko, quien también dirige el comité organizador del Mundial. "Así que, en general, será muy conveniente para los fanáticos".
¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[