El portugués fue el centro de atención, pero no por su trabajo en la cancha y está es la razón.