Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: La ingenuidad y el enigma

Una historia que a menudo recuerdo, es aquella que la tradición medieval cristiana atribuye a San Agustín. Cuenta la leyenda a la que me refiero, que un día, mientras el teólogo paseaba por la playa, absorto en el problema insoluble de la Trinidad, vio a un niño que recogía agua del mar con una concha para depositarla a continuación en un agujero excavado en la arena.

Iba este una y otra vez de la orilla a la playa con un tesón infatigable, hasta que el santo nacido en la actual ciudad argelina de Souk Ahras, intrigado, le preguntó por el propósito de su vana intención. ‘Quiero vaciar el mar’, respondió la criatura. San Agustín le dijo entonces al niño que eso era imposible y este, que en realidad era un ángel, le replicó a su vez: ‘Tan imposible como resolver el enigma en el que estás pensando’.

Olvidemos que se trataba de un ángel e imaginemos a un niño normal emprendiendo y reanudando sin fatiga, con obstinación imperturbable, esa tarea infinita. La ingenuidad de un niño no consiste en creer que va a ser capaz de vaciar el mar con un cubo o una concha sino en tomarse en serio una tarea que sabe imposible.

Por eso se puede ser al mismo tiempo pesimista e ingenuo. El optimista puede destruir alegremente el mundo; el ingenuo sigue sosteniéndolo entre sus manos, a veces cansado y de mal humor, sin preocuparse sobre el proceder de los hombres que intentan destruirlo a su alrededor. Nada se parece tanto a una declaración de derrota como la renuncia al pensamiento. Apostar a la salvación queda en manos de esos pocos ingenuos heroicos que, como el ángel-niño de San Agustín, siguen repitiendo en medio de las ruinas el mismo gesto reparador.

Esto también sucede en el fútbol, y es aquí donde a uno sólo le resta acudir a la leyenda de San Agustín y el niño en la playa. Luis Enrique Martínez insiste, con persistencia y testarudez inalterable, en llenar el hoyo en la arena con un agua que se escurre desde el momento mismo en que llena su recipiente. Con el comportamiento del niño de la fábula a cuestas, su accionar se debate entre lo ingenuo y lo enigmático camino a la Final Four ante Italia; con Bélgica y Francia compartiendo el reparto estelar.

De esta forma va ‘La Roja’ a desafiar la etapa final de la UEFA Nations League ante los de Roberto Mancini. Mañana miércoles inician, en San Siro ante el anfitrión y actual campeón de la Euro, su primera prueba de fe. La ingenuidad y el enigma tienen 5 días, entre Milán y Turín, para dejarnos saber el final de este nuevo reto del técnico asturiano a los mandos de la Selección de España, posiblemente el último desafío antes de su probable extremaunción.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!