El mexicano se lució en el entrenamiento del Wolverhampton, y esto ocasionó que los nervios del Braga estén al tope.