La ciudad de San Petersburgo se vistió de rojo por los fuegos artificiales, previo al enfrentamiento de los "Artilleros" contra el Fenerbahce.