En el último entrenamiento el técnico Mauricio Sarri abandonó el campo molesto con sus jugadores.