La “casa blanca” arribó al Vicente Calderón con la ideas clara de cómo sería el juego planteados por los “colchoneros”, un juego asfixiante que terminó en dos tantos del Aleti, pero que después se resolvería.