El merengue le llegó la hora de dividir el corazón ya que en la final dela Liga de Campeones se enfrentarán los dos equipos de sus amores, Madrid y Juve, pero el francés tiene claro que más poder tiene los blancos.