El Camp Nou fue escenario de una de las escenas más emotivas y recordadas en la historia de la Champions League y del fútbol en general, donde el espíritu deportivo pudo contra toda bronca y rencor.