Con suerte, el Barcelona llegó vivo hasta la vuelta de las semifinales de la Champions. Entonces era imposible hacer lo que nunca habían hecho.