El central blaugrana confesó que lo sucedido en Anfield fue una de las derrotas más dolorosas que ha vivido como futbolista profesional.