Previo al juego de ida de los cuartos de final contra el Mónaco, los aficionados de la grada sur del Signal Iduna Park desplegaron una enorme bandera y un mosaico que dejó boquiabiertos a los presentes.