Una noche de farra por parte del chileno, habría sido la causa de que Florentino Pérez desistiera de ficharlo en 2015.