La UEFA y la FIFA amenazan con prohibir jugar el Mundial de Qatar a los jugadores de los equipos que participen en dicho torneo.