Los aficionados del equipo inglés provocaron disturbios en pleno centro de Madrid antes del partido de Champions League contra el Atlético de Madrid.