Kinsey Wolanski interrumpió en bañador la final de la Champions y ahora se ha sabido por qué le salió tan bien la jugada.