El delantero belga supo aprovechar las oportunidades que le dio la vida para convertirse en el verdugo de Barcelona y Tottenham.