Ayer fue Roma, anteayer PSG y Juventus, ahora fueron los Reds… El Barcelona no aprende y la Champions se le niega desde 2015.