La ciudad de Madrid será sede de esta rivalidad inglesa, con dos clubes que rompieron los pronósticos y sorprendieron a todos.