Una casa de apuestas en el Reino Unido se ha robado el show. ¡No pararás de reírte!